Santiago Ojeda Negrete Martínez
Rock Alternativo

Santiago Ojeda Negrete Martínez

13/oct/1974 - actual

Banda(s) actual(es):

  Botellita de jerez (1988-2016)

Banda(s) anterior(es):

  Caifanes

Biografía

1537 vistas

Santiago Ojeda Negrete Martínez nace un 13 de Octubre de 1964 en la Ciudad de México,  es hijo de Salvador “El negro” Ojeda y de Mila Martínez Negrete, músicos que fundan la banda “Los Folkloristas” quienes hacen una fusión de música latinoamericana con influencia mexicana como la música veracruzana, pues la descendencia de ambos músicos es de este estado, por obvias razones la música siempre estuvo presente desde los primeros años de su vida, en donde desde los 3 años era asiduo a escuchar la música de sus padres, así como Cri-Cri, lo cual ya hacía solo, pues tenía un reproductor de discos que podía utilizar por su propia mano.

A los 9 años comienza a tocar la guitarra, obviamente su padre comienza a insertarlo al mundo de la guitarra, cosa que además se le facilitaba, pues al estar el seno de músicos, permeaba muy bien cada enseñanza de su padre y de los amigos que lo rodeaban, también en esta época comienza la búsqueda de nueva música a través de la radio, en donde encuentra esta época post disco con mucha fusión y por supuesto descubre a Los Beatles, a través de una tía que comienza a nutrirlo de discos que obtiene desde el extranjero.

Al iniciar la secundaria Santiago comienza a rodearse de amigos que también gustan de la música, entre ellos Emanuel Lubeski, afamado fotógrafo de cine ganador de varios Oscares, con quienes hace este primer intento gracias a que un festival de su escuela requería de una banda que musicalizara el momento, un profesor es el que los empuja a hacerlo, el mote que llevaba entre los compañeros de escuela Santiago era el de “Condorito”, una historieta de los años 70, por lo que de manera muy desenfadada el maestro les nombra como “Condorito y las aves de rapiña” a lo que acceden sin el mote de la caricatura.

Es así como Santiago tiene su primer aparición de una agrupación propia, el guitarrista no era ajeno a los escenarios, pues con el grupo de su padre ya había comenzado a tocar desde los 9 años, por lo que el estar ante el público y concentrarse en una precisa ejecución era para el algo fácil.

Es así como con “Las aves de rapiña” comienza su incursión en el rock, con una idea de hacer música new wave con un toque nacional pero que además dejaba impresa esta estética latina de Santiago en la guitarra, se podría decir que una de las influencias más claras de la banda eran los ingleses The Police.

Después de esta banda de la secundaria, Santiago es invitado a formar parte de La Jauría, una banda que también estaba en esa búsqueda con influencias como The Police, cuestión que también intereso a Santiago aunque no durara mucho y de aquí decide formar con sus primos la banda “Los nietos de Don Luis” en honor a su abuelo, en donde también tienen como gran influencia a The Police, Santiago además de estudiar la escuela tradicional se encuentra estudiando guitarra clásica al mismo tiempo que composición, armonía y solfeo, en donde además del talento nato, desarrolla su técnica para ir encontrando un sonido propio sin importar en donde o que genero se interpretara.

Su primo Diego Herrera quien era un músico que participaba en varios grupos de jazz y rumba, también llamaba a Santiago para hacer música para películas o comerciales, por lo que al final Santiago tenia trabajo musical, al mismo tiempo estudiaba arquitectura en la UAM Xochimilco, lo que pronto dejo, para seguirse únicamente por la música.

Para 1986 Diego Herrera comienza a armar un proyecto musical junto con Alfonso Hernández, un músico que había sido parte de una banda underground de la ciudad, pero que logro cierto nombre, “Las insólitas imágenes de Aurora”, a lo que Santiago accedió, se trataba de un proyecto que se iba conformando de acuerdo a una lista que Hernández iba armando, una lista de los músicos ideales que conformarían la banda Caifanes, es por ello que Santiago trabajaba mucho con su primo Diego Herrera, pues la banda no estaba aún conformada y estaban dedicados a crear el material para su primer grabación.

Una vez encontrado a Juan Carlos Novelo y a Sabo Romo, se disponen a grabar un demo en el estudio arcoíris de los Babys, quienes ceden los tiempos muertos por la madrugada para hacer este material de 5 canciones con un sonido bastante oscuro, Santiago Ojeda junto con Diego Herrera, graban “Amanece” un tema que fue cantado por el mismo Ojeda en el demo, poco a poco se fue modificando este tema más al gusto de Alfonso, ahora conocido como Saúl Hernández.

Después del disco pasaron mucho tiempo sin verse hasta que en Abril de 1987 se presentaran por primera vez los Caifanes en Rockotitlán, con la conformación de la siguiente manera, Saúl en la guitarra y voz, Diego en los teclados, Sabo en el bajo, Juan Carlos en la batería y Santiago en la guitarra, para esta primer presentación el baterista no llego y fue sustituido por Jorge Arce, quien tocaba en Ritmo peligroso y así comienza la carrera de los Caifanes, una de las canciones que cantaban en vivo era la de “En mi jardín el pasto ya no es verde”, que era una especie de humor con un toque sentimental.

Santiago al igual que los otros Caifanes, participaba algunas veces como músico de sesión para la televisión, artistas como Laureano Brizuela o Miguel Bose, en sus presentaciones en programas de TV los contrataban para hacer playback, en una ocasión se cruza una gira con la banda  “Fresas con crema” al interior de la república, pero al mismo tiempo había tocada con los Caifanes, por lo que la situación la hizo más fácil, Ojeda fue a la gira.

Santiago comienza a sentir que no encaja del todo con el concepto que tiene muy arraigado Saúl, desde el comienzo las canciones que proponía Ojeda no eran tomadas en cuenta, la imagen era muy opuesta y al final Santiago opta por salir de la banda, sin ningún pleito, pero él estaba con esa idea de hacer sus propias canciones y hacer una banda divertida, que causara algo alegre, es por ello que en cuanto sale de Caifanes, Eduardo Gamboa quien se encargaba de la producción de Botellita de Jerez, le comenta que Sergio Arau había dejado a la banda y que si sabía de algún guitarrista le dijera, Santiago en un momento de entusiasmo le dijo que él quisiera hacer la prueba, pues sentía que habría un poco de mayor apertura creativa, además de que la banda le parecía sensacional en sus shows y en su idea, pero en la aportación musical si había mucho que hacer y lo acepto como un gran reto para su carrera.

Desde el primer ensayo Paco Barrios y Armando Vega Gil, sintieron a Santiago como el guitarrista que necesitaban, no hubo más reparo, ya estaba integrado a esta nueva versión de Botellita de Jerez, en donde junto con Benjamín Alarcón y Rafael González “el Sr. González” comenzarían una nueva aventura, desde el primer disco se realizó un taller en donde todos hicieron canciones, todos pusieron de su creatividad y es así como nace “Niña de mis ojos”, un disco que presentaba a una banda mucho más musical, con mejores arreglos y con una combinación del humor característico de la Botellita, pero con un mejor concepto.

A pesar de la diferencia de edad Santiago encajo muy bien con la Botellita de Jerez, además de tener la posibilidad de hacer otras cosas, con su padre, con los comerciales y con otros proyectos.

De pronto la banda dio un giro y comenzaron a adentrarse a las filas del talento Televisa y su concepto comienza a cambiar, pues aparecen en una telenovela, hacen una película, inclusive les hacen su propia obra de teatro junto con Angélica Vale, lo que para Santiago no producía tanto problema, porque al final era su propia música, era su propuesta, para el segundo disco de esta etapa de la banda, la misma idea de propuesta fue igual, todos los músicos colaboraron, había una mezcla de ritmos que iban desde el rap hasta la cumbia, “Abuelita de Batman” se convierte en un trancazo comercial así como “El Tiburón” o “Que se acaben los guapos”, lo que los hace ser parte de luminaria en un nuevo género musical, lo tropical, el Show de los Vázquez, los acoge como teloneros de sus conciertos, con bastante trabajo logran ganarse un premio Eres por mejor banda de cumbia, lo que hace al final que la banda tenga recursos aunque no necesariamente ingresos.

Santiago Ojeda comienza una etapa de músico de Benny Ibarra, con quien encuentra mucha concordancia y un ambiente de mucha creatividad, además de que tiene la oportunidad de tocar con músicos como Sabo Romo, Fernando Toussaint, Fratta, Luis Ledesma, Julio Díaz, Memo Méndez entre muchos otros, un proyecto del que ha sido parte importante y que también ha sido para Santiago un gran logro en su carrera, porque además el estilo que ha logrado con su guitarra lo ha desarrollado en gran medida con la banda de Benny.

En 1993 la banda estaba vetada de Televisa, no tenían contrato discográfico, ya no sabían si tocar cumbias o rock, no sabían que pasaría con la banda y fue entonces cuando en un ensayo Santiago comenzó a tocar un riff en la guitarra muy al estilo punk, el Mastuerzo y Vega Gil le siguieron la corriente, hasta que Benjamin Alarcon comento “Que mamadas son esas…”, lo que sentencio su salida de la banda, para quedar asi el cuarteto que grabará el disco “Forjando Patria”, un disco que los reivindicaría con la banda rockera, por su sonido, su estética y sobre todo por la propuesta musical contenida en ese material que vió la luz en 1994, aprovechando el surgimiento del Ejercito Zapatista de Liberacion Nacional, en donde se sumaron a muchas actividades en pro de la lucha campesina en el estado de Chiapas, lo que le dio a Botellita de Jerez un buen regreso con un gran disco, un gran discurso y sobre todo una lucha autentica.

En esos días Santiago recibe una extraña llamada telefónica, Fher Olvera, vocalista de Maná, lo busca pues su guitarrista se estaba uniendo a Jaguares y ellos estaban buscando a Santiago para que fuera parte de una de las bandas con más comercialización internacional, fue un momento tentador para el guitarrista, pero una vez más eligió la libertad de poder escribir sus canciones y estar en una banda que le permitiera sacar lo que tenía dentro, Santiago le agradeció al tapatío por fijarse en él y le dijo que continuaría con su banda.

Durante esta incursión con Benny, Santiago decide dejar a la Botellita de Jerez, pues ya no siente comodidad y decide dejarlos para seguir con otras propuestas que tiene con diversos músicos, Santiago es invitado a “El ultimo Guacarrock”, casualmente la despedida de Botellita de Jerez, en el teatro Metropolitan en 1997, en donde participan todos los músicos que fueron parte de la banda, excepto Benjamín Alarcón y es en esta despedida que Paco Barrios, Armando Vega Gil y Sergio Arau comienzan las pláticas para una continuación con este primer trio que fundaron en los 80.

Santiago se molestó mucho con Paco y Armando, pues ni él ni El Sr. González,  fueron requeridos después de haber sido parte de la historia de la banda por 8 años, sin aparecer en conciertos, ni siquiera la mención en la película de “Naco es chido”, así, borrados de la historia.

Santiago sigue como guitarrista de Benny y tiene la oportunidad de ingresar al regreso de la banda de pop Timbiriche, en donde hacen una magnifica mancuerna musical con Sabo Romo en el bajo, Fernando Toussaint en la batería, Diego Maroto en el saxofón, Memo Méndez en los teclados y el en la guitarra, un sonido muy poderoso que además estuvo de gira por mucho tiempo lo que hacía que al final hubiera mucha música en la vida de Ojeda.

Como si fuera una especie de retrospectiva, la historia vuelve a ser la misma, por el año 2012, Sergio Arau una vez más se enoja con los botellos y se vuelve a salir de la banda, Paco Barrios y Armando Vega Gil recurren al Sr. González, quien estaba aún en la lucha contra el cáncer del cual salió muy bien y por supuesto Santiago, en una reunión con el pretexto de hacer una canción para Green peace en contra del maíz transgénico, se reúnen para seguir el proyecto del cuarteto, evidentemente se resanaron problemas y continuaron haciendo buena música, de esta etapa lo primero que resulta es la canción “Sin maíz no hay país” que fue una composición grupal y que llamo la atención de la gente que los seguía en las redes, así es como comienza el armazón de lo que sería el último disco de Botellita de Jerez, “#Nopinchesmames.

El disco ve la luz en 2014 y es un material completamente combativo al mero estilo de Botellita de Jerez, con grandes temas y sobre todo una producción y ejecución musical como nunca lo habían hecho, todos estaban satisfechos con el resultado, tuvieron muchas tocadas y mucho movimiento para presentar el disco.

El 28 de Marzo de 2019 tocan en Aguascalientes, en lo que fue la última tocada de la banda, nadie lo sabía, pero así fue, después de que el bajista y fundador de la banda se suicidara después de un episodio en las redes sociales que lo involucraban en un supuesto abuso sexual, Santiago fue el encargado de ir a su casa, el día del suicidio.

Paco Barrios en el velorio les comento al Sr. González y a Santiago que la Botellita debía terminar, pues asi lo habían decidido los fundadores, cuando uno muriera la banda debía terminar.

Santiago Ojeda sigue siendo uno de los mejores guitarristas del país, sigue trabajando con Benny Ibarra, sigue musicalizando en cine y en comerciales y sigue buscando bandas para seguir haciendo lo propio.